domingo, 3 de agosto de 2014

Saga de las hormigas quimera, Hunter x Hunter


Hay sucesos en la vida que son invisibles a los ojos en el momento que ocurren y solo se revelan hasta pasado un tiempo en el que vuelven a manifestarse como clave para un proceso caro al espíritu.
El final de la saga de las hormigas de Hunter x Hunter es un buen ejemplo. Cuando lo vi supe que era algo impresionante. El día de hoy descubrí que, además, esa historia se ha convertido en una representación íntima del honor, y por tanto, en un referente desenfadado al cual volver cuando necesito recordar el sentido del honor.
Soy una clavada. Supongo que esto es ser otaku y aceptar la ficción como realidad.

*   *   *

La saga de las hormigas (la cual finalizó hace un par de semanas) plantea el siguiente escenario: entre las hormigas quimera ha nacido un ser supremo. Un rey seleccionado por ley natural.
Las habilidades intelectuales y físicas de El Rey son inalcanzables para cualquier otro ser vivo en el mundo. Los humanos, de no hacer algo, están destinados a la esclavitud, por decir poco; en realidad están condenados al exterminio frente a una fuerza depredadora superior. Y sin embargo, las fuerzas defensoras de la humanidad comandadas por Netero sama han de sacrificar su vida en la batalla por todo tipo de motivaciones emocionales que poco tienen que ver con el bien de la humanidad. A su vez, también parecen llamadas por el destino, sus vidas están enlazadas con la existencia de El Rey.
La manera en que se narra esta batalla, en lo abstracto, se parece mucho a la épica de un tablero de Go, de Ajedrez y de Gungi:
Estrategia. Movimientos. Disposición del tablero. Interpretación. Anticipación. En la batalla final converge la historia de toda la humanidad. Es imprescindible que luchen aquellos que poseen lo mejor que hay en el guerrero humano. Los más iluminados a pesar de sus dilemas, del signo que los rige. En esta batalla se requiere de profundas meditaciones llevadas a la práctica simultáneamente.
Dicha condición de relatividad entre el pensamiento y los hechos es una delicia en la forma narrativa que adopta Hunter x Hunter…
Una vez dispuesto el tablero, el campo de batalla y sus condiciones, no hay que perder de vista que El Rey no es un símbolo fijo. Sus abrumadoras habilidades de aprendizaje al interactuar con las emociones humanas terminan por “contaminarse” y, entonces, se revela que aunque su naturaleza es la del gobernador absoluto también es un ser piadoso, capaz de amar. El Rey no nació humano, pero el desarrollo de su personalidad lo transforma en algo humano. De cualquier forma esta faceta de El Rey se manifiesta hasta después de haberse definido el curso de la batalla, cuando los hechos ya se han consumado y es irrelevante para el resultado material de las cosas.
De tal forma, la épica de Hunter x Hunter planta sus raíces en la transformación del ser, en el pensamiento filosófico: si en toda su perfección El Rey pudo reconocer el valor de las emociones humanas, ¿esto quiere decir que la clave de nuestra naturaleza evolutiva radica en los matices del corazón?

*   *   *

A media tarde caminaba por la calle cuando me dije a mí misma: “tienes que ordenar tu pensamiento bajo un supuesto de rectitud. El hilar de las ideas en tu mente debe de seguir un patrón, un cauce que desemboque en algo divino, ¿por qué habrías de soportar ser otra cosa, sin sentido, abrumada por el dolor y los deseos? Al parecer, cuando se guarda en el corazón el amor a Dios, no se traiciona la existencia. Todas las pruebas del azar toman forma ante el espíritu que ha encontrado una medida para la existencia. Así no se va a la deriva, y no se tiene miedo, y cuando quieres explorar más allá de los límites conocidos tienes una forma de encontrar la luz allá contigo a donde quiera que vayas. Como en Hunter x Hunter.”

*   *   *

El párrafo anterior probablemente solo tenga sentido para mí. Revela a qué grado la ficción es una realidad lúcida en los procesos que conforman mi identidad personal. Por otro lado, bien podemos pretender que es prueba de que Hunter x Hunter es una joya, anime que inspira al cambio, a la transformación.
Escribo este post semanas después de haber visto el final de la saga de las hormigas. Este tiempo es relativo, me parece que concuerda con el tiempo que tardé en siquiera poder observar y medio comprender la transformación de El Rey, aquél ser divino que evoluciona más rápido que yo y que cualquiera.

6 comentarios:

  1. Las batallas, parece, son sinónimo de evolución. Ojalá en esta época turbulenta, los Reyes que ejercen el poder, tuvieran, como Netero, el dinamismo emocional que terminara por concederles atributos cercanamente humanos, como la compasión y la capacidad de amar. Las batallas, tanto personales como de los pueblos siempre ponen a temblar nuestra concepción de Reyes, Dioses, etc. Pero como reflexionas, el amor a un Dios debe dar una dirección, y por supuesto también alimentar el cambio y el conocimiento, quizás para redimir y reinterpretar a ese mismo Dios. No he visto Hunter X Hunter, me da curiosidad verlo. Mucha. Sin embargo, tu narración del mismo me hace recordar un cuento de Bertrand Russell, una narración de una épica inusual, y de un Dios:

    —¡Fealdad, horror! ¿Qué quieres decir?
    —Hay fealdad —dijo la muchacha— cuando a un simple ser humano, por el hecho de ser considerado un dios, se le permiten todas las abominaciones.

    Del cuento: Zahatopolk,
    Pesadillas de personas eminentes y otras historias. Bertrand Russell

    Te dejo el .pdf por si te interesa.

    Muchas gracias por tus textos y tu reflexión :)


    http://inabima.gob.do/descargas/bibliotecaFAIL/Autores%20Extranjeros/R/Russell,%20Bertrand%20(1872-1970)/Russell,%20Bertrand%20-%20Pesadillas%20%5Bjpg%5D.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arta, que atinado, gracias por leer y comentar. Leeré el cuento. n_n

      Eliminar
  2. No es deschavetado tu argumento. El problema es sostener la coherencia entre el pensamiento bien orientado y actos que materialicen esas ideas. No siempre se consigue empatar esos planos.
    Me gustó lo de la evolución humana como algo emotivo y no meramente anatómico. Yeah!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Justo ese es el problema entre la teoría y la praxis! :D

      Eliminar
  3. Mi vida está mejorando desde que tomo decisiones con base en los consejos de la ficción, entonces creo que los locos son los que no lo ven. Al menos son infelices.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...